TRATAMIENTO EN EL DUELO

 |  Karolina Barrera

TRATAMIENTO EN EL DUELO

 

¿Cómo puedo saber si necesito ayuda para superar mi duelo? ¿Cómo puedo diferenciar un duelo normal de uno dañino?

Como ya lo hemos mencionado en el artículo anterior, los síntomas de la depresión y los síntomas del duelo son muy similares. Es normal que los sentimientos de tristeza aparezcan después de una pérdida, sin embargo, las emociones relacionadas con el duelo deben ser temporales.

Si los sentimientos perduran y comienzan a perturbar tu vida diaria o si comienzas a pensar en hacerte daño o a otras personas, ¡pide ayuda!, acércate a una persona de confianza y busquen a un psicólogo. Él, podrá ayudarte a tratar la depresión, de modo que puedas comenzar a sentirte mejor y mejorar tu calidad de vida. Recuerda que no estás solo.

 

La depresión tiene diferentes tratamientos, los más comunes son:

- Psicoterapia: mediante el diálogo, se trabajan las diferentes etapas del duelo, de una forma más efectiva, siempre con el apoyo de un psicólogo en varias sesiones.

- Tratamiento farmacológico: si finalmente se establece el diagnóstico de depresión, en algunos casos se requerirá el uso de fármacos antidepresivos y/o ansiolíticos que únicamente pueden ser recetados por un psiquiatra y se utilizan como refuerzo a la psicoterapia.

 

¿Cómo se puede prevenir la depresión en el duelo?

Puede parecer difícil superarlo y salir adelante, pero sin la ayuda y el tratamiento correcto, podríamos caer en una depresión grave. Ante la pérdida de un ser querido, lo que más se necesita es tiempo; tiempo para llorar, para dejar que fluya la tristeza y para vivir cada emoción que corre por nuestro cuerpo. Pasado este tiempo, tenemos y debemos renovar nuestra vida.

Algo que debemos de tener muy presente, es que, si hablamos de la pérdida de un ser querido, al que amábamos, esa persona lo que más hubiera deseado es nuestra felicidad, aún con su ausencia. Así que dejemos de lado cualquier sentimiento de culpabilidad por querer reponernos lo más pronto posible. También, podemos entender que la muerte de esa persona no sólo nos afecta a nosotros; igualmente hay muchas más personas heridas por el dolor de su ausencia.

En cambio, la pérdida de algo material puede provocarnos una sensación de malestar, aunque no todos la afrontamos de la misma forma. En algunas ocasiones, este tipo de pérdida nos deja un vacío muy grande y no sabemos cómo reaccionar ante ello lo que puede provocarnos un desajuste emocional. El trabajo, los ahorros, la casa, el coche… son algunos ejemplos de los objetos materiales que afectan a las personas con su pérdida. Aunque parece que es algo normal, no lo es. Existe realmente un cierto duelo, con la misma experimentación de dolor como si se tratara de una persona pues, este tipo de elementos marcan nuestra vida.

Si nos dejamos vencer por la depresión, no podremos ayudar a nadie más; y servir de apoyo a otras personas está comprobado que nos hace sentir mejor, además de hacernos más fuertes frente al dolor. Para prevenir la depresión también podemos poner en práctica los siguientes consejos:

- Pensar siempre en positivo.

- Expresar las emociones de diferente manera con un psicólogo.

- Reanudar las responsabilidades de forma lenta y gradual.

- Comer nutritivamente y mantenerse hidratado.

- Hacer ejercicio físico.

- Generar redes sociales interpersonales presenciales.

Conforme transcurra el tiempo, es posible que empecemos a sentirnos mejor poco a poco, ¡tranquilo!, no hay prisa. Y este es el momento en el que podremos comenzar a reorganizar nuestra vida en torno a la pérdida.

Durante este tiempo, es posible que se atraviesen una serie de altibajos y debemos de saber que esto es completamente normal. A la larga, empezaremos nuevas relaciones y actividades que nos harán sentir mejor.

Recordemos que, no tenemos que pasar por este proceso solo, el apoyo social, familiar o el de un profesional, puede ayudarnos muchísimo a superar este proceso tan doloroso como lo es la pérdida de un “objeto o ser amado”. En este caso, podemos ser tratados con medicación o psicoterapia para intervenir y disminuir la intensidad de todos los síntomas del duelo, que para algunos va a ser la incapacidad de comprometerse con la vida y tener sentimientos de hacerse daño a si mismo o a los demás. Esto nos marca la importancia de buscar y obtener ayuda para superar esta dolorosa situación que no se puede evitar, pero si se puede llevar de la mejor manera posible para mejorar nuestra calidad de vida.

 

Psicóloga Karo Barrera

www.psicologiaentuidioma.online

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

https://www.apa.org/centrodeapoyo/duelo

https://www.who.int/topics/depression/es/

Bowlby, J. (1993) La pérdida afectiva. Tristeza y depresión. Ediciones Paidós. Barcelona, Buenos Aires, México.

Freud, S. (1917) Mourning and Melancholia (La aflicción y la melancolía), Vol. 14. Obras psicológicas completas de Sigmund Freud. Nueva York: Macmillan Co.

Johnson, J. (1992) Pérdida de un miembro de la familia. Lecciones para enfrentarse a un desastre. Capítulo 10 de: Agonía, muerte y duelo. Ed. El Manual Moderno. México.

Our Blogging Expert

Karolina Barrera

Popular Articles

Newsletter

© Psicología en tu idioma