PREVENCION DE LA ANSIEDAD

 |  Karolina Barrera

PREVENCION DE LA ANSIEDAD

 

¿Qué debo hacer ante una crisis de ansiedad?

Usualmente, la primera vez que se sufre un ataque de ansiedad no se reconocen los síntomas y se pueden llegar a confundir con los de un infarto. Pero cuando ya se ha sufrido en alguna ocasión una crisis es posible identificarlo y controlarlo. Lo primero que debemos hacer es mantener la calma, no dejarse llevar por el miedo y tratar de normalizar la respiración en un rito de seis segundos inhalando por la nariz y seis segundos exhalando por la boca; se puede repetir tantas veces sea necesario hasta lograr estar en calma. Tomar el pulso puede ser una opción mientras se realiza esta maniobra que nos permitirá comprobar como el ritmo cardiaco vuelve poco a poco a la normalidad.

En cualquiera de los casos es importante consultar con el médico y tratar de identificar qué ha motivado esta crisis de ansiedad o si existe algún trastorno psicológico subyacente.

 

¿Cómo se puede prevenir y reducir el trastorno de ansiedad?

Como hemos visto anteriormente, no es posible prever con certeza qué causa que una persona presente un trastorno de ansiedad, pero se pueden tomar medidas para reducir el impacto de los síntomas:

Pedir ayuda inmediatamente: la ansiedad, como muchos otros trastornos mentales, puede ser más difícil de tratar si nos demoramos.

Mantenerse activo socialmente: participar en actividades que disfrutemos y que nos hagan sentir bien con nosotros mismos pueden aliviar nuestras preocupaciones. Un buen círculo social puede ser una buena herramienta.

Evitar el consumo de alcohol o drogas. El consumo de alcohol y drogas puede provocar ansiedad o empeorarla.

Mantener hábitos de alimentación y sueño saludables: mantener hábitos adecuados de alimentación y de sueño es básico para mantener un estilo de vida saludable. Dormir menos horas de lo recomendable de una manera sostenida puede producir irritabilidad o estrés, aspecto que puede afectar de manera negativa a los síntomas de ansiedad.

Consumir prebióticos y alimentos fermentados: se ha asociado con una mejor salud mental.

Limitar el consumo de cafeína: el consumo excesivo de cafeína puede empeorar los sentimientos de ansiedad en algunas personas.

Dejar de fumar: fumar se asocia con un mayor riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad. Dejar de fumar se asocia con una mejor salud mental.

Hacer ejercicio con frecuencia: el ejercicio regular se relaciona con un menor riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad, pero las investigaciones no han determinado si el ejercicio ayuda a quienes ya han sido diagnosticados.

Meditar y practicar yoga: reduce significativamente los síntomas en personas con trastornos de ansiedad.

Mantener rutinas habituales: la persona debe esforzarse por mantener sus horarios y actividades acostumbradas e intentar no evitar aquellas situaciones que generan ansiedad.

Practicar deporte: la actividad física regular es aconsejable ya que puede ayudar a reducir y aliviar los síntomas de ansiedad.

Cumplir con el tratamiento: seguir las pautas del tratamiento es importante para combatir los síntomas de ansiedad.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Lazarus, R.S. (2000). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud. Bilbao: DDB.

Rodríguez-Naranjo, C. (2000). De los principios de psicología a la práctica clínica. Madrid: Pirámide.

Williams, J. M. G. (1988). Cognitive psychology and emotional disorders. Chichester; New York: Wiley.

Our Blogging Expert

Karolina Barrera

Popular Articles

Newsletter

© Psicología en tu idioma